La presentación hoy día es clave a la hora de servir cualquier producto en tu bar, restaurante o cafetería. Y por supuesto, también lo es a la hora de servir tu café. El café debe tener una buena base de expresso, y una vez que ya somos capaces de conseguir esto debemos preocuparnos por presentar bien nuestro producto.

Tan importante es que sea bueno como que lo parezca. Por ello, se están poniendo muy de moda las cafeterías que utilizan como reclamo visual de su café el Latte Art. Entendemos que los dibujos en el café a través de la crema de la leche son claves, aunque podemos encontrar diferentes variedades.

Sí es siempre importante que sepamos sacar bien la crema de leche. Lo ideal es que tengamos la leche fría, si es fresca y entera mejor. Dejamos la boca del vaporizador en la superficie y en la parte trasera derecha de la leche. El objetivo es crear una especie de remolino que vaya rompiendo la leche y cree la crema (que no espuma).

Por último, a la hora de verter la leche primero debemos separarla un poco de la taza y creamos el lienzo, para luego volcarla y acercarla, vertiendo más crema y pintando. Con la jarra es complicado y es cuestión de práctica, por lo que podemos utilizar otras herramientas mientras vamos avanzando poco a poco.

En primer lugar, destacan unas plantillas que solo tenemos que poner sobre la taza y espolvorear cacao o canela por encima. Al retirar la plantilla quedará el dibujo de la misma (hay estrellas, huellas de perro, flores…).

En segundo lugar, podemos ayudarnos de un punzón y un bote de caramelo. Con ello podemos ir haciendo diferentes figuras e ir creando infinidad de dibujos como flores, playas, corazones, copos de nieve, etc. Esto es más conocido como Caramel Latte Art.