Ya empieza a apretar el calor y el café caliente, a ciertas horas de la tarde, puede echarnos un poco para atrás. Pero si no te puedes resistir al sabor de esta gran bebida puedes consumirla también bien fría de muchas formas: con helado, con hielo… hoy traemos una receta espectacular que vale tanto de postre como de merienda: Café granizado con leche condensada.

Los ingredientes son muy sencillos:

  • Café Americano o de filtro.
  • Leche condensada
  • Azúcar Moreno (para los más golosos)

Los pasos son los siguientes:

  1. Verter el contenido el Americano en una bandeja y dejarlo reposar en el congelador.
  2. A los 20 minutos rascar con un tenedor sobre la superficie para romper los cristales de hielo y evitar que se congele todo en forma de bloque.
  3. Repetir este paso 2 veces hasta obtener la textura de granizado.
  4. Servir en una copa ancha y añadir la leche condensada y el azúcar al gusto.
  5. ¡Listo para disfrutar de un café bien fresquito y diferente!