El barista, el profesional del café, debe mantener su área de trabajo bien limpia y ordenada. Todos los pequeños detalles hacen que la taza de café sea perfecta. Y uno de esos detalles tiene que ver las tazas.

Eterno debate, ¿Las tazas bocabajo o bocarriba?

La tazas y vasos en el calienta tazas deben estar bocarriba. El motivo no es otro que para que se caliente el culo de la taza y no la boca, es decir la parte por la que bebemos el café.

Si se calienta la boca los que nos puede dar como resultado es la sensación de que el café está más caliente de lo que realmente está a la hora de beberlo. Con esta sensación el cliente puede dejar enfriarlo demasiado.

Además, si el culo está frío el café caería en un recipiente frío, algo que rompería su cadena de temperatura, restándole propiedades y sabor a las primeras gotas de café. Que por cierto son las más importantes.

El café tiene una cadena de temperatura que no debe romperse. El calor comienza en las fresas del molino que van moliendo el café y dándole calor. Debe caer en un cacillo caliente, por lo que siempre que estemos en servicio los ‘portas’ deben estar puestos. La máquina somete a calor el café y debe caer en un recipiente caliente, el culo de la taza.

Tranquilo, bocarriba no van a coger polvo y estarás sumando un detalle más para que tu taza sea perfecta.