El café tiene un sinfín de aplicaciones, propiedades y beneficios para nuestra salud. Sin embargo, una de las más desconocidas es su aplicación al ámbito deportivo. El café, además de estar delicioso, es un gran aliado para realizar deporte por diferentes cuestiones.

Por ejemplo, en el deporte aeróbico (menos intensidad y más tiempo) como correr, bicicleta… el café es un aliado ideal. Su cafeína natural ayuda a este tipo de deportistas a mejorar su sistema respiratorio, nervioso y muscular. Esta propia cafeína reduce la sensación de cansancio de en tiempos de ejercicio prolongado.

En el deporte anaeróbico, de menor tiempo pero más intensidad (por ejemplo el típico ejercicio de gimnasio para ganar masa muscular), el café también puede sernos de mucha ayuda. Esta bebida tiene propiedades que aumentan el efecto ergogénico, es decir aumenta el rendimiento de nuestros músculos en cada ejercicio que hagamos.

Pero en definitiva, podemos reducir los beneficios de beber café con asiduidad antes de hacer deporte en cinco.

1. Reduce la fatiga y los dolores musculares, por lo que aumenta nuestro rendimiento.

2. Mejora la microcirculación y beneficia la oxigenación de los músculos.

3. Sus antioxidantes ayudan a la regeneración de los músculos tras un gran esfuerzo deportivo.

4. Reduce el antojo de comida, por lo que ayudará a mantener un peso ideal.

5. Es un potente quemagrasas. Acelera la circulación y ayuda a eliminar lípidos.

Y lo más importante. Ningún organismo recoge la cafeína ni el café como una sustancia dopante, por lo que puede ser un gran aliado incluso en la élite deportiva.